centros pediátricos en Toledo

Homeopatía en Toledo

Homeopatía en Toledo

Centro de homeopatía en Toledo para niños y adultos

Nuestro departamento de homeopatía en Toledo está dirigido por el doctor Juan Román Pérez, director y responsable médico del centro.

Gracias a nuestra profesionalidad y amplia experiencia, en Aider nos hemos convertido en el centro de referencia en homeopatía en Toledo. Ofrecemos asistencia tanto a niños como a adultos, para la prevención, tratamiento y/o mejora de diferentes enfermedades y dolencias.

La homeopatía es un método terapéutico que aplica el principio de la similitud y utiliza sustancias a dosis muy bajas o infinitesimales.

“Lo mismo que ha provocado el mal puede curarlo” (Hipócrates, siglo IV a. C).

Consiste en administrar al paciente pequeñas dosis de una sustancia que, en dosis elevadas, provocaría en una persona sana síntomas similares a los que estamos tratando.

Se trata de una medicina reactiva ya que ayuda a potenciar los sistemas de autodefensa y regulación naturales del organismo, para poder recuperar así su equilibrio natural.   

En la actualidad la homeopatía se utiliza en más de 80 países, principalmente en Europa, donde en algunos casos es financiada por la Seguridad Social. Se estima que más de 250.000 médicos la utilizan frecuentemente o de forma sistemática, mientras que más de 300 millones de pacientes en el mundo confían en sus beneficios.

La homeopatía considera no sólo la enfermedad, sino al enfermo en su totalidad (física y psíquica). Para ello, a la hora de evaluar un paciente se requiere una historia clínica muy detallada, en la que además de la anamnesis y exploración física habituales, se van a tener en cuenta aspectos particulares sobre la forma en la que cada paciente vive su enfermedad y así ofrecer un tratamiento “personalizado”. 

La homeopatía es una terapéutica muy segura, sin posibilidad de intoxicación química y muy bien tolerada, por lo que se recomienda frecuentemente a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, bebés, niños, ancianos, etc. Asimismo, es compatible con la mayor parte de los tratamientos convencionales.

Los medicamentos homeopáticos son eficaces en la prevención y tratamiento de la mayor parte de las patologías, tanto agudas como crónicas. Los niños son especialmente reactivos a la homeopatía, por lo que en pediatría se muestra como una terapia muy eficaz en multitud de procesos, tanto agudos como crónicos.

El medicamento homeopático se presenta de múltiples formas (gotas, comprimidos, pomadas, jarabes, óvulos, supositorios), si bien la más conocida es en tubos de gránulos o de glóbulos.

La forma más aconsejable de tomarlos es disolver los gránulos o glóbulos debajo de la lengua (vía sublingual). Con los bebés y niños, los gránulos o glóbulos se pueden disolver en agua y ofrecérselos en un vaso o en el biberón. Para que su absorción sea óptima, se recomienda tomarlos separados de las comidas, de la pasta de dientes y de las infusiones.

Los medicamentos homeopáticos están regulados por las mismas leyes europeas y españolas que afectan al resto de medicamentos, en una sección de medicamentos especiales, junto con otros tipos de medicamentos. Se les reconoce sus características particulares, al mismo tiempo que se les exige cumplir las mismas garantías de calidad que al resto de medicamentos en cuanto a fabricación, distribución y venta, así como el seguimiento de los problemas derivados de su utilización (fármaco-vigilancia); por este motivo, son de venta exclusiva en farmacias.

 

     Tratamientos destacados en Homeopatía: 

  • Cólicos del lactante
  • Dentición y sus problemas asociados
  • Trastornos del apetito
  • Trastornos del sueño (pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo),
  • Trastornos neurológicos y comportamentales (tics, miedos, fobias, ansiedad de anticipación o de separación, trastornos del ánimo, celos, impulsividad, problemas de memoria o de atención, trastornos funcionales o psicosomáticos)
  • Procesos dermatológicos (verrugas, moluscos, papilomas, dermatitis atópica)
  • Estreñimiento
  • Síndromes gripales o catarrales
  • Otitis seromucosas, hipertrofia adenoidea-amigdalar
  • Infecciones de repetición (catarros, amigdalitis, laringitis, otitis, bronquiolitis, neumonías, sinusitis, infecciones de orina)
  • Afecciones alérgicas (rinoconjuntivitis, asma, etc)
  • Síndrome ansiodepresivo del adulto

 

Aider Centro Pediátrico

  Avenida de Barber, 2 (Edificio Colón) - Escalera izda. 1º-3ª
Toledo, 45004 , (Toledo)

  925 620 323

MAPA

AIDER